Amaru el dragón de los Andes

Publicado en 18 Junio 2012

El dragón andino Amaru a diferencia de la concepción de maldad de la serpiente y del dragón de Europa, es la divinidad dadora de vida y de sabiduría.

 

Amaru es una divinidad mítica de la cultura incaica, lo que hoy en día es Ecuador Perú, gran parte de Bolivia y algo de Chile, (Tawantinsuyu) que era representada por una serpiente alada y en muchos lugares con cabeza de llama; aunque por supuesto varía según la región, por ejemplo en ciertas partes del Ecuador es representada por una serpiente con cabeza alas y garras de halcón y cola de pez.

Origen de Amaru

La palabra Amaru quiere decir serpiente, este animal en la cultura del imperio del sur de América representa la sabiduría, la trinidad vida, muerte y la eternidad; es el hermano de sangre del dios supremo Inti, el sol.

Según la tradición quechua y quichua, el Amaru en un momento dado es un ser humano, pero posee el don de la sabiduría, por lo que posteriormente los sacerdotes eran llamados “amarutas” que luego evolucionarían en forma de dragón (Amaru), alcanzando el clímax del conocimiento y el saber. La palabra Amaru además designa un estado de conciencia superior al cual podían llegar solo los más experimentados amautas (los sabios de las cuatro esquinas del Tawantinsuyo).
http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/9/9e/AmaruMitoPeru.jpg
Características del dragón andino

Además forma parte del nombre de uno de los emperadores más importantes del incario, Tupac Amaru, quien fue el último inca rebelde de la dinastía de Vilcabamba. Además fue un líder muy sabio por lo que así hace honor a su nombre.

El Amaru, es considerado como equilibrio de vida y muerte, por lo que se considera como masculino destructor y femenino creador (muy parecida concepción del dragón chino Lung) además es el responsable de las lluvias, tormentas, granizadas y de la neblina; como también de los manantiales, lagos y lagunas.

Amaru es capaz de controlar los fenómenos climáticos con su cola de pez que según la tradición en sus escamas nace el granizo y su cola los desparrama, al igual que las lluvias; con sus alas produce los vientos que llevan las nubes y las lluvias.

Amaru el sabio

Además en sus escamas está escrita toda la sabiduría y conocimientos del universo, también en ellas está escrito el pasado, el presente y lo que sucederá, por lo que Amaru es omnisapiente.

Es por lo tanto, y por muchas otras cualidades más, una de las deidades más importantes de la tradición incaica; por lo que era muy venerado y respetado; y los únicos dignos de hablar con él eran los sacerdotes amarutas y el Inca.

Los ritos realizados en su honor se realizan en agosto, fecha en la que hay más lluvias y se limpian las vertientes de los ríos; entre los más importantes ritos están el pachamama y la fiesta del sol, el intiraimi que es uno de los más importantes en la línea de siembra y cosecha de este pueblo.

Los amarutas

Los amarutas eran sabios que fungían de sacerdotes, curanderos y hechiceros; herederos de las creencias mítico-mágicas de este pueblo, eran el nexo entre el mundo de los dioses y el de los humanos cuando entraban en trance, por ritos y la ingesta de sustancias alucinógenas, podían disponer su cuerpo como morada temporal de los dioses y así conocer los deseos y favores de los dioses.

Estos chamanes-sacerdotes, buscaban la iluminación y la sabiduría, por lo que se decía que cuando alcanzaban el nivel máximo de conocimiento se transformaban en amarus, parte del gran dragón sagrado, como pequeñas representaciones de la misma deidad que en realidad eran el mismo Amaru en diferentes cuerpos.

Además los amarutas usaban el poder divino de Amaru escondido en el agua para sanar y recobrar fuerzas, sanar el espíritu y además como herramienta para aclarar la mente y abrirla a la sabiduría.

 

 

Artículo original en suite101.net

Escrito por Simón

Repost 0
Comentar este post